62: Modelo Para Armar by Julio Cortázar

By Julio Cortázar

Punto de Lectura. Barcelona. 2004. 18x11 cm. 368 p. Encuadernación en rúst. de editorial. Colección 'Punto de lectura,79/9' .. Este libro es de segunda mano y tiene o puede tener marcas y señales de su anterior propietario. ISBN: 978-84-663-1305-6; 84-663-1305-2

Show description

Read Online or Download 62: Modelo Para Armar PDF

Best spanish books

La agricultura y las políticas sectoriales

El quarter agropecuario desempeña un papel primary en el conjunto de nuestra economía: además de ser una fuente importante de divisas, las actividades del agro tienen una incidencia directa en los angeles generación de empleo, contribuyen a mantener l. a. estabilidad política en el país y tienen un peso massive en l. a. conformación de l. a. dieta alimenticia de l. a. población.

Diccionario para la correccion terminológica en Psicopatologia, Psiquiatria y Psicologia Clinica

Este libro recoge nine. 421 palabras, las más frecuentes en Psiquiatría, Psicopatología y Psicología clínica. Pero no es un diccionario al uso para conocer el significado de las palabras. El diccionario intenta solamente señalar cuáles son las palabras correctas para cada ocasión. Tiene como objetivo ayudar al escritor o al traductor a elegir las palabras adecuadas para escribir con corrección sin caer en vulgarismos ni en barbarismos.

Extra resources for 62: Modelo Para Armar

Example text

Pero qué puedo hacer, Mar. Cuando me llama Mar estamos siempre más cerca, pero ahora es como un soborno involuntario y me hace daño. No me puedo impedir tomarle una mano y pegarla a mi cara, empujarle suavemente la mano de aquí para allá para que me acaricie la cara, una caricia guiada, una excursión en la que todo está previsto, propinas, entradas a los monumentos, alojamientos y comidas. La mano se deja guiar, tibia, 51 resbala por mi mejilla y después cae sobre la falda de Nicole, hoja seca, golondrina muerta.

Pregunta mi paredro, que siempre se hace el que está al tanto. —Avisa —dice Polanco—. Ponele que después se me herrumbre, con lo que me cuesta tenerlo en forma. Las armas es cosa delicada, che. —Mi pecho sería la vaina de plata que no merece esa porquería —dice Calac—. Anda, ponétela de vuelta en el bolsillo que lo que más le gustan son las pelusas. Mi profesión me condenaba a los hoteles, lo que no era demasiado agradable cuando pensaba en mi departamento en París ordenado por quince años de preferencias, manías de soltero, tendencias de la mano izquierda o de los cinco sentidos, discos y libros y botellas en su justo lugar obediente, silenciosa atención de madame Germaine con un plumero los miércoles y sábados, la vida sin problemas pecuniarios, el Luxemburgo al pie de las ventanas; pero para defender todo eso la sardónica paradoja de tomar un avión cada tres semanas rumbo a conferencias donde el algodón, la coexistencia pacífica, la asistencia técnica y el UNICEF solventaban sus problemas en diversas lenguas que ingresaban electrónicamente en las cabinas de interpretación para trasmutarse, nueva alquimia del verbo, en sesenta dólares diarios.

Basta levantar la trampa de mimbre para que Osvaldo aparezca en toda su húmeda inocencia y empiece a pasearse por las medialunas o los terrones de azúcar que cunden en la mesa. “Guti guti”, le dice mi paredro acariciándole los cuernos, cosa que a Osvaldo no le agrada en absoluto. ”, clama Feuilie Morte para quien Osvaldo es como un hijo. “Ompi ompi ompi”, dice Tell que hace siempre lo posible para que Osvaldo se encamine hacia su lado. ”, grita Feuille Morte que no acepta esos favoritismos. Como los movimientos del caracol Osvaldo distan de asemejarse a los de un leopardo, mi paredro y los demás pierden rápidamente el interés y se dedican a cosas más serias mientras Tell y Feuille Morte prosiguen en voz baja su empresa de hipnosis y colonización.

Download PDF sample

Rated 4.97 of 5 – based on 29 votes